Get Adobe Flash player

Por Maestro Orlando Jai Gurudev / @Yogasadhanas

El desapego es un estado de la mente que implica mantener el centro de auto valoración en lo que se es, un centro de consciencia, independientemente de los logros.

Aplicado a resultados, significa no hacer depender la propia felicidad de logros sobre los que no se tiene ningún control. No implica no darle valor a aquello por lo que se lucha o no trabajar por objetivos, sino percatarse de que su obtención depende no sólo del esfuerzo personal sino de variables que escapan a ese dominio.

Si la felicidad de una persona depende de conseguir algo, es que está apegada a ello. Entonces ya no es libre.

Todo atrae a lo que le es similar. Se forman ataduras entre las personas que tienen temas pendientes. Si se tienen pensamientos o palabras de enojo, celos, envidia o necesidad hacia una persona, se manifiesta el hilo que ata a ello. Un pensamiento ocasional se disolverá, pero si continuamente se envían pensamientos negativos, los hilos se convertirán en cuerdas. En vidas subsiguientes, las cuerdas se reactivarán y llevarán al ser hacia los que tienen temas pendientes.

Una persona se puede apegar a cosas, y las energías negativas como la ambición, el orgullo, la penuria y la envidia pueden crear enormes cuerdas para atarle a casas, coches, empleos o cuentas corrientes. Las cuerdas le pueden atar a la necesidad de amor, si se está atado a un deseo de reconocimiento.

Se trata de darse cuenta de que en muchos eventos de la vida cotidiana una persona es totalmente responsable de los esfuerzos que realiza, pero solo parcialmente de los resultados que espera obtener de ellos, pues el principio de incertidumbre de la Física, derivado de la interdependencia de todo lo que existe, opera también el mundo de los asuntos cotidianos.

El aprender a desapegarse de los resultados de la acción, se relaciona con el concepto de la tolerancia a la incertidumbre, considerado por muchos como una de las características de las personas exitosas.

Apoyar la valoración personal en resultados que no dependen totalmente del trabajo espiritual, es irracional. Saber aceptar la incertidumbre y convivir con ella, estando siempre atentos a los pensamientos y observando las emociones en un estado de quietud, es vital para la tranquilidad y la efectividad personal.

La opinión del Dr. Deepak Chopra respecto a la posibilidad de no angustiarse por resultados que no dependen totalmente de sí mismos, es muy interesante. Él afirma que si al formular los objetivos, se deja abierta la posibilidad de que no se cumplan, si circunstancias fuera del control personal no son favorables, se puede luchar por ellos concentrándose en los esfuerzos, sin hacer depender la valoración personal del éxito o fracaso de las acciones individuales.

Cuando los padres se atan a sus hijos, es difícil soltarlos para que se conviertan en adultos, y si un hijo está muy ligado a su padre o a su madre, puede resultarle difícil formar una relación adulta con una pareja.

Las ataduras del apego se pueden soltar mediante el amor. El amor las disuelve y la persona se libera. Cuando se acepta, eso es amor. El perdón disuelve las ataduras. Cuando se perdona y olvida lo que ocurrió, se libera a esa persona y también a sí mismo.

La vergüenza y la culpabilidad, atan a los recuerdos y retienen. Cuando se perdona a si mismo de acciones pasadas, se disuelven esos lazos y el recuerdo se libera de su carga.

Si se suelta el apego por resultados, concentrándose en realizar lo mejor posible lo que se deba hacer para lograrlos, el desempeño personal y la calidad de vida mejorarán notoriamente.

“Si deseas ser libre, desapégate de todos y de todo”