Por el Maestro Orlando Jai Gurudev / @Yogasadhanas

Mucho antes de que los modernos científicos supieran algo sobre las glándulas endocrinas y sus funciones, los practicantes y estudiosos del Yoga descubrieron ejercicios para estas importantes glándulas. Ellos sabían que el sistema endocrino afecta las emociones de la mente y viceversa.

Estas glándulas son también conocidas como glándulas conductoras, porque vierten sus secreciones directamente en la sangre o linfa en lugar de los conductos excretorios. Las glándulas endocrinas son: páncreas (6), tiroides y paratiroides (3), suprarrenales (5), pituitaria (1), timo (4) y las gónadas (8,7).

El completo desarrollo, diferenciación y función de las distintas partes del cuerpo es posible solamente cuando hay una actividad equilibrada en las glándulas de secreción interna. Sus secreciones son llamadas hormonas (del griego excitar o despertar), y su efecto puede ser inmediato o retardado. Son sustancias químicas relativamente simples que pueden ser oxidadas o expulsadas después de haber ejercido sus efectos específicos. Cuando estas secreciones se alteran se presentan rápidamente condiciones patologías en las distintas partes del cuerpo.

La glándula tiroides ayuda a regular funciones como los procesos anabólicos (crecimiento y regeneración) y catabólico (excrementos), desarrollo de la mente y madurez sexual. La tiroides es uno de los más poderosos agentes con que cuenta la naturaleza para protegerse contra los venenos. En una de las formas de hipertiroidismo el bocio exoftálmico, la secreción tiroidea es anormal, lo que produce trastornos gastrointestinales, insomnio, excitación, pulso rápido, palpitaciones, respiración excesiva y perdida de peso.

Con la práctica del Yoga y la aplicación de algunos ejercicios como la postura llamada  “sarvangasana” (posición de equilibrio sobre los hombros), y una dieta adecuada, la tiroides puede mantenerse en perfectas condiciones. Una clase de bocio simple se debe a falta de yodo en comidas y bebidas. Esto se remedia fácilmente ajustando la dieta y realizando posturas y ásanas recomendadas.

Un metabolismo basal anormalmente bajo puede producir ciertas clases de obesidad, que pueden ser prevenidas mediante la práctica de ejercicios de Yoga para la tiroides.

Existen distintos ejercicios para el fortalecimiento de las diferentes glándulas. Una práctica de Yoga tres veces por semana ayuda sorprendentemente, a restablecer las secreciones internas de estas glándulas hasta la normalidad. Se ha observado que las emociones mentales, como la depresión, cólera, celos, odio, amor, y envidia afectan nuestros cuerpos, especialmente los sistemas endocrino y nervioso, de acuerdo con su grado de intensidad. En casos de extremo temor o aflicción puede sobrevenir incluso la muerte. Estas emociones son como olas rompientes que afectan el sistema nervioso y conducen a la degeneración de las glándulas endocrinas. El sistema endocrino esta controlado por los nervios simpáticos y parasimpáticos. Cuando las emociones no son muy fuertes no causan la muerte, pero afectan definitivamente los sistemas nervioso y endocrino.

Las posturas de Yoga ayudan a fortalecer el sistema endocrino a través del estiramiento prolongado y el control de la respiración y también someten a control las emociones por medio de la concentración y el relax.