Get Adobe Flash player

Por el Maestro Orlando Jai Gurudev / @Yogasadhanas

"El yoga no debe ser visto sólo como un ejercicio, sino como un medio para conectarse con el mundo y la naturaleza interior de cada ser humano.

El yoga tiene su origen en los antiguos "vedas" (palabra que significa "sabiduría"), las escrituras hindúes que datan del 1.500 A.C. y forman la base de la religión hindú. En el siglo XX esta práctica llegó a Occidente y hoy es muy popular en todo el mundo.

Más que una disciplina física es una ciencia exacta y una filosofía de vida que  enseña a encontrar soluciones para liberar al ser humano de las carencias de una vida social intranquila,  violenta y llena de enfermedades.

Comenzar a practicar Yoga conduce inexorablemente al descubrimiento de grandes verdades. Todo ser humano profundamente reflexivo se convierte en un indagador constante de sí mismo, de su razón de ser, de todo aquello que pueda darle un  significado más válido a su vida.

En Occidente existen ciertas dificultades para entender los postulados de la Filosofía del Yoga. Quizá se debe a ese especial sentido práctico de la razón, que si bien es necesario en muchos momentos, en otros  limita la posibilidad de llegar a comprender  las verdades profundas del mundo interno de cada ser humano.

El Yoga  a través de sencillos ejercicios, de sus técnicas milenarias, lleva al ser humano a preguntarse y a enfrentarse con sus propias contradicciones.

Al profundizar la experiencia, con disciplina y voluntad, se aprende que la “verdadera realidad” está más allá de toda conceptualización mental; que, el ser humano suele vivir en una “realidad” aparente donde se identifica continuamente con sus acciones y sus resultados, lo que le impide vivir los actos plenos en el presente, y éstos estén más bien, siempre teñidos de futuro o de pasado.

De igual manera, el Yoga  plantea que el ser poseedores de una mente atiborrada de pensamientos, sumida en su propio caos, manipulada por sus constantes hábitos, impide llegar a ser espontáneos y libres.

Los pensamientos, al igual que mariposas sueltas que revolotean incansables, no permiten un instante de silencio interior.

Es entonces, por el control de esta caótica mente, por el afianzamiento de su capacidad intelectiva para discriminar lo real de lo irreal por donde se debe comenzar.

En consecuencia, la meditación se presenta como mecanismo práctico para detener las fluctuaciones mentales, pues sólo gracias a la quietud del océano mental podrá reflejarse el Sol de la Conciencia

Poseer una mente firme y tranquila conlleva a un verdadero estado de vacío interior, de vacío pleno de Existencia Absoluta, en donde ni tiempo, ni espacio, ni nombre, ni forma alguna existen; en donde sólo se es uno con el ser.

Por eso.....Una simple práctica de Yoga va mucho más allá de lo que las mayorías creen. ¡Te invito a descubrirla!

Om Jai Gurudev