Get Adobe Flash player

Por el Maestro Orlando Jai Gurudev / @Yogasadhanas

La práctica del Yoga y la meditación pueden cambiar el modo de trabajar del cerebro. Investigaciones científicas en la Universidad de Wisconsin-Madison demuestran que los practicantes de esta milenaria ciencia  alcanzan niveles de consciencia inusuales, gracias a la aplicación de técnicas que generan conexiones neuronales que no existen en los individuos que no suelen realizan prácticas contemplativas.

Hasta ahora fenómenos como la paz interior y la serenidad adquiridos a través de la práctica del Yoga y la  meditación se interpretaban recurriendo a fuerzas metafísicas ocultas. Hoy en día, gracias al avance de la ciencia, los efectos de estas prácticas se han “traducido” al lenguaje científico.

Los que practican las técnicas de relajación y meditación, acompañadas con la respiración Yoga completa diariamente, presentan una gran actividad en una zona determinada del cerebro, justo detrás de la parte izquierda de la frente, en la corteza pre-frontal izquierda. En cambio esta área no presenta casi actividad en los individuos que no practican meditación, aunque sí está “viva” con más frecuencia en aquellos que tienen un carácter optimista y poco ansioso.

Alcanzar un grado de actividad cerebral equilibrado en esta área del cerebro, parece difícil o inalcanzable, sin embargo, dedicar 20 minutos cada día, sentándose con los ojos cerrados, aplicando la técnica de meditación que enseña el Yoga, bastan para comenzar a experimentar cambios en nuestro estado mental y físico.

Las investigaciones basadas en la experiencia directa, revelan que cuando las personas están emocionalmente afligidas (ansiosas, enfadadas, deprimidas) las zonas más activas del cerebro forman un circuito que converge en la amígdala, parte de los centros emocionales del cerebro, y la corteza pre-frontal derecha, una región cerebral importante para la híper-vigilancia típica de las personas sometidas a estrés.

Por el contrario, cuando las personas meditan se encuentran en un estado de ánimo positivo (optimistas, entusiastas y con energía) esas zonas se mantienen inactivas, y aumenta la actividad en la corteza pre-frontal izquierda.

La meditación es la práctica mediante la cual hay una observación constante de la mente. Esto significa enfocar la mente en un punto, y silenciarla para percibir el Sí mismo. Al detener la marea de los pensamientos, llega uno a entender su verdadera naturaleza y a descubrir la sabiduría y la tranquilidad que lleva dentro.